Es tú responsabilidad.

Si crees en la divinidad, recuerda que ella está aguardando a que despiertes para manifestarse, ya que es a través de ti que se va a expresar.

Es nuestra responsabilidad recorrer el camino para que comience a brillar su luz en cada una de nuestras células. No sigas repitiendo frases que no te motivan, que están gastadas, debes sentir y emocionarte con lo que estás haciendo.

Glorifica tu existencia con consciencia observando, cuidando, cultivando y sintiendo, para que la bendición de la presencia divina te encuentre, entonces recibas su poder y despiertas tu grandeza.

Tu mundo de emociones es el mundo con el que vas a recibir la gracia divina. Es a través de ti que se va a expresar cuando dejes de victimizarte como un ser inferior y sin un propósito. Eres y tienes todo para reconocer quién fue tu creador. Trata a tu persona con el mismo respeto que tienes por quién te dio la luz, la vida.

Date el permiso de ser, sin distraerte, sin castigarte, sin despreciarte y sin ser vanidoso, solo con consciencia y humildad, eres su imagen.

Despierta, todo sucede a través de ti, tú tienes la semilla. La gloria y la derrota están en tus manos y tienes libertad de elección. Sonríe, agradece, brilla, camina con orgullo, vístete con ropas adecuadas a ti, sé amoroso, humilde y sencillo; no demuestres nada, no finjas, no actúes, sé auténtico.

Es tú responsabilidad.

Alfredo Zerbino

Estamos sobre el paraíso y no lo vemos.